23 de diciembre de 2013

Y mientras esto ocurre, España mira hacia otro lado...

En ocasiones, en muchas ocasiones, la desesperación, la desolación, son nuestras únicas compañeras. Las protectoras luchamos hasta más allá de nuestras posibilidades, tanto humanas como económicas, para salvar lo que podemos y más. Pero ellos nos ganan, ellos son capaces de generar más deshechos de los que ningún país puede asumir.

Y nuestra España mira para otro lado, es lo usual.

Ellos crían, ellos prueban, ellos abandonan. Nosotros salvamos. ¿Salvamos qué? ¿Para qué? Al día siguiente más de lo mismo. Al año siguiente, peor.
Ésta foto es de hace un rato, nos la acaba de enviar nuestro Dani, que paró para ver si podía hacer algo por él. Estamos asistiendo al diciembre más cruel que recordamos. Jamás hemos recibido tantos avisos de galgos abandonados, jamás a éstas alturas del año, hemos rescatado perros por decenas. Jamás hemos visto tantos galgos vagando… Y jamás os hemos odiado más.

Porque es tanto lo que acumulamos, es tanto lo que guardamos, que nuestro odio hacia vosotros sólo hace que aumentar. Y no nos gusta. No somos así, no somos como vosotros
Éste ser, después de una vida de mierda, la que tú le diste galguero, no ha tenido la más mínima oportunidad. Y cuando le abandonaste, en tu obtuso cerebro, en tu cerril discernimiento, ni te paraste a pensar, que quizás con tu actuar, también pudieras provocar la muerte de un ser humano.

Atropellar a un perro del tamaño de un galgo, puede traer serios problemas a un conductor. Pero claro, tú, galguero, no tienes ni una maldita (y digo maldita donde quiero decir puta) media neurona que pueda pensar tal cosa.

Tú sólo decidiste que ese galgo no valía.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...