11 de noviembre de 2013

Envejecer es vivir y yo sigo viviendo.

Querid@s, todavía existo y lo hago queriendo con desespero a esta vida, porque según Sófocles "Los que en realidad aman la vida, son aquellos que están envejeciendo" y yo, irremediablemente, estoy envejeciendo, aunque no lamentablemente porque envejecer es vivir.


Gracias a tod@s los amigos que me han escrito para preguntarme como estoy y el porqué ya no cuento nada de mi vida y no es que yo no quiera hacerlo, sino porque para mi mamí ya no soy aquel fuerte y atractivo galán de hace unos años y quiere evitar que nadie sienta pena y compasión al verme tan ajadito.


Ya tengo 14 años, 8 de los cuales los viví de un manera injusta y llena de maltrato, que ya tod@s podeis imaginar, porque yo nací galgo y a un galguero serví.

Ahora mis días las paso en continuo reposo, tumbado y sin apenas moverme, porque ya mi cuerpo no da más de sí, estoy en contacto telefónico con mi veterinario, porque ya ni siquiera puedo ir a visitarlo, según él, que es muy sabio, padezco una severa degeneración neurológica y mis nervios y músculos ya no me responden, por mucho que intenté mandarles, por ello si tengo caca y pis, no me entero y ahí donde esté aplastado, ahí que evacuo y aprovecho para pedir perdón a mi familia por la extorsión y a la lavadora, por que a diario echa humo y más humo.


Lo que tomo cada día es un comprimido de meloxican (antiinflamatorio), cada 12 horas uno de zytram (analgésico) y nervobión (vitaminas B1, B6 y B12) todo ello con alguna delicatessen de propina, esto es lo que cada día hace que siga aquí, de la manera que sea.


Tengo días buenos y días muy malos, todo depende de como esté el tiempo, así que cada día que vemos el sol brillar, una gran alegría invade a todos de casa.

Son muchas horas las que estoy tumbado, por ello pido disculpas por lo monótonas que pueden resultar mis fotos, pero ya no soy aquel que a mi paso, cortaba la respiración de todas las chicas, y eso me pica, lastima ya no ser aquél....

Aunque yo no me veo tan mal....


Y cuando brilla el sol, sigo dando mis paseos cortos, muy cortos... aunque me cueste una eternidad caminar.

Tampoco me veo tan mal de pie...


Aquí recibiendo muchos "BRAVOS" por hacer pís en la calle...


Aunque mi trasero, si reconozco que no parece el mismo, pero lo és...


Y he aquí un paseo de ayer por la tarde, en el cual me porté como un campeón...y que consté que durante la comida solo bebí agua.

(Si no quereis volveros loc@s apagar el reproductor del blog, colocado debajo de la cabecera)



Y esperando poder contar mis aventuras y desventuras muy pronto, si mis achaques y mi edad me lo permiten, me despido hasta la próxima deseando que todos seáis felices y que la crisis os deje al margen. 


Lametones de Tato, galgo español.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...